Pisco ‘Al Balón’.

No hay comentarios

Cuando la despedida de Yanque se hacía un poco dificil, un día antes habia festejado mi dia de natalicio numero 25, seguí la ruta y con un paso rapido por Arequipa, me encontré con un camionero de pescados que me llevo hasta Pisco, una parada antes de llegar a Lima. En planes rapidos pensé que iba a conocer por un par de horas para luego seguir hasta la capital peruana, pero otra vez y con la buena energía que trae el viaje, el plan cambió. Llego a Pisco eso de las 5 de la mañana al cruce en la entrada de la ciudad. Esperando que amanezca voy en direccion a la costa. Al llegar al balneario municipal de Pisco, dejo la pesada mochila y antes de que toque el suelo se me acercan dos muchachos. Uno de 26 años y un petiso que no paraban de hablar y reírse. Me saludan y empiezamos a una charla que se transformó en una amistad que va a durar para siempre. Ze Carlos y Chacho, conocido como “Al Balón”.

Ni bien las risas de Chacho se contagiaron con mucha facilidad, me invitan a su casa para que conozca su familia. Me acomodaron en una pieza, me dejaron tomarme un baño y nos fuimos para el mercado pisqueño con Ze Carlos a desayunar. Recorrimos toda la ciudad buscando Yerba Mate, hasta que nos salvó un mototaxista. Volvimos para la casa con la idea de que yo saliera para Lima en la tarde. Imposible se hace cuando sos tan bien recibido por una familia hermosa y divertida que vive en un barrio humilde de una gran ciudad. Me quedé, comimos algo en la esquina del barrio donde los vecinos sacan sus parrillas y hacen churrascos para vender a los vecinos de la zona. El dia se hizo super largo, sobre todo cuando las charlas de Chacho abundaban la casa, no paraba de hablar de la pasión más grande y divina que tenemod algunos, el fútbol. Chacho, no dejaba de recordar sus epocas de jugador amateur de las ligas independientes de Perú. Luego de que una lesión lo quisiera lejos del deporte mas lindo del mundo, siguió pisando el campo de juego como arbitro. Muy querido por el ambiente futbolero dentro y fuera de la cancha. Con una simpática sonrisa siempre en la cara, que distraía a todo que se cruzara andaba inquieto por las calles, playas y canchas de futbol de la ciudad .

Chacho nos dejó físicamente la semana pasada, luego de que se fuera a ver un partido de algún familiar. Cuando este ultimo se lesiona, Chacho, vestido completo del equipo de sus amores, Alianza Lima, se prepara para entrar al campo de juego, aunque le advirtieron que no debia hacerlo por su estado de salud, se estira las medias, mira para ambos lados de la cancha y entró a jugar su propio partido, un juego que el estaba esperando para ese momento, en una cancha de fútbol, con el pecho inflado de tener puesta la casaca ‘alianzista’, Su amor incondicional. Se fue “Al Balón”, en su ley, donde él era él. Escribo esto con tantos sentimientos encontrados que no logro descubrir cuales son. Ze Carlos me llamó para darme la noticia amí, un viajero que paso por su casa apenas dos dias solamente hace 9 meses, cuando algunas personas de su entorno familiar aún no sabían de la triste noticia. Sin dudas es de las cosas que más me sorprende en lo que llevo del viaje. La parada obligada en mi regreso a Perú, como siempre les dije a ellos, es sin dudas en Pisco, aunque me hubiese encantado poder reirme a carcajadas por los cuentos añejos y divertidos de Chacho. Hasta siempre mi amigo y abrazo de gol para donde estes pateando!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.